Skip to content

Paré De Correr Al Médico A Cada Fiebre De Mis Hijos Y Fue Lo Mejor Que Hice Con Osde Teléfono





Para una madre, un hijo enfermo es la peor cosa que puede ocurrir. Y la segunda peor es no lograr un atendimiento rápido y eficiente en una llamada de emergencia a Osde teléfono.

Nace un bebé y nace junto una madre llena de miedos, culpas e inseguridades.

¿Cualquier fiebre es caso de correr al hospital?

¿Qué pasa si no le doy las vacunas en el tiempo correcto?

¿Puede tomar las vacunas estando enfermo?

¿Qué hago si se cae y se golpea la cabeza?

La ansiedad y falta de respuestas directas a estas y centenares de otras dudas es una verdadera pesadilla.

Ahora, imagínate el riesgo de llevar un bebé enfermo, con la inmunidad baja a un hospital, un ambiente insalubre y repleto de agentes infectantes. Es terrible decidir qué hacer, principalmente con un bebé en brazos y ardiendo en fiebre, por ejemplo.

En mi primer embarazo, yo corría a los centros de salud a cada estornudo de mi bebé. Y no fue una, dos o diez veces que enfermeros y médicos me mandaron de vuelta a casa sin “hacer nada”. ¿Terrible? No, apenas correcto.

Yo en mi ansiedad de recién madre creía estar haciendo lo mejor al correr para la sala de emergencias. Entretanto, la experiencia me demostró que casi siempre lo mejor es esperar y observar las reacciones del cuerpo del bebé.

Osde Teléfono: Mi Hijo Se Cayó: ¿Necesito Llamar A Osde Teléfono?
Osde Teléfono: Mi Hijo Se Cayó: ¿Necesito Llamar A Osde Teléfono?



Mi Hijo Se Cayó: ¿Necesito Llamar A Osde Teléfono?

Caídas y golpes son el tipo de accidente más común entre niños de 0 a 4 años. Dependiendo de la altura de la caída y de dónde se ha golpeado puede ser un caso de urgencia médica. Pero generalmente no es nada y así mismo nos preocupa sobremanera.

El primer miedo es que haya ocurrido una lesión al cerebro, pero al caer de su propia altura o de cochecitos, cuna, cama de los papás, la posibilidad de un traumatismo craneal grave es prácticamente nula.

Lo normal es que duela en el lugar del golpe. El dolor es intenso enseguida a la caída y va disminuyendo a los pocos. Puede o no aparecer un chichón.

Este es el caso de NO llamar a osde telefono atencion al cliente. Apenas observar el niño y acompañar que el dolor y el chichón se vayan naturalmente.

Caso el niño pierda la consciencia o haya la sospecha de un traumatismo más severo. Es importante evitar mover el cuello por si existe un traumatismo de la columna cervical.

Si junto con el dolor surgen algunos de los siguientes síntomas, es necesario consultar a osde teléfono urgencias: 0810-888-7788

  • Pérdida de consciencia
  • Vómitos
  • Tendencia a dormirse
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza intenso
  • Alteraciones en el habla o en los movimientos y la coordinación.

El Peligro De La Fiebre Alta

La fiebre no es una enfermedad sino un síntoma de alguna otra afección. Entonces, más que bajar la fiebre, es interesante saber qué está causando la subida de temperatura.

La temperatura debe ser medida con un termómetro. En bebés de hasta 3 meses a partir de 37,5°C ya se dice que está con fiebre. Hay que darle el antitérmico, amamantar y observar.

Para bebés y niños mayores de 3 meses, de 37,5°C hasta 38,0°C, todavía es una fiebre baja y que puede hasta ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.

Si el aumento de temperatura no viene con ningún otro síntoma lo mejor es NO MEDICAR. Hidratar con leche materno (bebés), agua, zumos y tés (niños mayores) y esperar.

Mientas eso otras medidas caseras pueden ayudar el proceso de recuperación. Un baño con agua tibia o fresca (no fría) puede ayudar a bajar la temperatura. Entretanto si el niño empieza a temblar demasiado interrumpa el baño.

Importante: NO abrigar demasiado al niño, el objetivo es bajar la temperatura mientras el cuerpo pelea con la enfermedad.

Si la temperatura es superior a 39°C, hay que dar el antitérmico prescripto por el médico. Si no baja en hasta 30 minutos o si viene acompañada de llanto persistente e irritabilidad, es caso de consultar a osde atención al socio teléfono.

En suma, el peligro es la fiebre alta que no baja.

Yo Siempre Espero Hasta 48h De Fiebre Antes De Ir Al Pediatra

La fiebre infantil puede ocurrir por diversas razones, infección de garganta, otitis, gripe. Hasta el nacimiento de los dientes puede dar fiebre (¡y diarrea!). La ansiedad por un evento en la escuela, viaje o llegada de algún familiar de lejos también dan fiebre.

Resulta que, siempre que yo iba a la emergencia, lo primero que me preguntaban era:

¿Hace cuánto tiempo que el niño está con fiebre?

¿Cuál fue la temperatura más alta?

Si yo les respondía menos de 48 horas o menos de 38°C me mandaban a casa.

Es que en la mayor parte casos la fiebre se pueden bajar sin antitérmico, con baño tibio y descanso. Entretanto, si la fiebre es de infección, la temperatura bajará y volverá a subir por más de 48h. O pasará de 38,5°C.

Es el caso de acudir directamente a los centros con servicios de guardia. O de intentar en osde prestadores telefono un turno con tu médico de confianza.

Les aconsejo que cuando empiece la fiebre anoten el día, la hora, la temperatura, el remedio y cuanto tiempo llevó para bajar la fiebre. Y lleven esas notas para informar al médico la progresión del estado febril y qué se hizo para controlarla.

Las 48h de espera son el tiempo que el cuerpo está peleando con la enfermedad. Antes de ese tiempo es muy difícil detectar cuál es el problema de salud que tiene el niño.

Después de ese período se pueden notar visualmente la inflamación de garganta u oído y la infección también aparece en pruebas de sangre y orina.

Gastroenteritis Y El Riesgo De Deshidratación

Otra causa común de preocupación en padres de bebés pequeños es la gastroenteritis, inflamación del tubo digestivo, que causa vómitos y diarrea. A veces se acompaña también de fiebre o cólicos.

Es causada por virus, bacterias o parásitos que generalmente entran por la boca en manitos mal lavadas.

No hay mucho que hacer contra la causa de la gastroenteritis, el cuerpo puede llevar de 1 a 7 días para eliminar el agente patogénico.

El peligro mayor es la combinación de vómitos, diarrea, cólicos, fiebre e inapetencia que llevan a la deshidratación. Principalmente en bebés.

Hay que proporcionarles líquidos y soluciones de rehidratación, pero a veces los niños necesitan atención médica e incluso de ser hospitalizados.

Si tu bebé presenta fiebre o está a más de 48h con los síntomas de gastroenteritis, ve inmediatamente al médico para evaluar su estado de salud.